Terapias para duelos patológicos


Terapias para duelos patológicos Avannza

La pérdida de un ser querido es una de las experiencias más dolorosas por las que atravesamos los seres humanos. La mayoría de las personas cuando experimentamos una perdida pasamos por unas fases de dolor, aturdimiento, ira e incluso culpa. Con el paso de los meses estos sentimientos, con frecuencia, disminuyen en intensidad hasta ser tolerables donde la persona acepta la pérdida y continua adelante. 

En ocasiones la angustia no cesa y los sentimientos no mejoran con el paso del tiempo. Se trata de duelos complicados donde se vuelve muy difícil continuar con la propia vida.

Cada persona afronta la perdida de una forma particular pudiendo considerarse patológico cuando pasado un año de la perdida la persona no consigue superar las etapas, siendo necesario en tal caso un tratamiento que te ayude a asumir la perdida y a recuperar el sentido de paz y aceptación.

Las fases por las que pasa un duelo son las siguientes:

  • Etapa de Negación: Negar la realidad de la perdida nos permite soportar el dolor aplazando parte del sufrimiento, consiguiendo que nos adaptemos al cambio. Se trata de una opción poco realista pero que ayuda a nuestro cerebro a encajar el dolor de una forma más adaptativa.

La negación no puede ser permanente y tiene que dar paso a la siguiente fase.

  • Etapa de Ira: Furia, rabia, resentimiento y frustración son los sentimientos que aparecen cuando la persona considera que la situación no es reversible y aparecen pensamientos donde «Nunca más ….» son las palabras que inician muchas frases. Se percibe que la muerte es  resultado de algún error considerando por lo tanto que deben buscarse culpables. En consecuencia el enfado está presente gran parte de los días de esta fase.
  • Etapa de Negociación: La persona fantasea con tener el control de la situación. Esta fase puede darse antes o después de la perdida,  considerando la persona que puede revertir la situación con frases pensadas o expresadas donde argumenta que puede estar teniendo una pesadilla o que todo es fruto de un error o pensamientos equivocado y que nada es real.
  • Etapa de Depresión: No se trata de un trastorno mental sino de un estado de ánimo vacío, experimentando una crisis existencial donde la persona no le encuentra sentido a la vida. La necesidad de afrontar la falta y aceptar que la vida debe continuar son sentimientos propios de esta fase.
  • Etapa de Aceptación: La persona comprende y aprende que debe seguir adelante aceptando que el sentimiento de superación es sano y necesario dejando de sentirse culpable por ello. No se trata de un momento de felicidad, sino de recuperar la capacidad para experimentar la vida con intensidad y momentos de placer.

El duelo patológico es estancarse en una de las etapas sin poder evolucionar a las siguientes.